Etiquetas

, , , , , , , , ,


Hace algunos días, mi amigo y colega Danilo Tapia (más conocido como el profesor Ciro) me pasó por Facebook una conferencia de TED. Ideas Worth Spreading, dada por Sir Ken Robinson (en Youtube la conferencia está titulada en español como “Las escuelas matan la creatividad”). Danilo compartió conmigo esta conferencia, pienso, por el interés que ambos compartimos hacia la educación en general, y hacia la educación filosófica en particular. La problemática central que plantea la conferencia se puede aprehender desde algunas premisas: el actual sistema educativo (a nivel mundial) es un dispositivo de represión de la creatividad humana; la escuela busca formar individuos unidimensionales que respondan eficazmente a los imperativos de las sociedades post-industriales; finalmente, la educación está pensada a partir de la naturalización de un vínculo que en realidad es histórico: se estudia para trabajar…

La conferencia habla por sí misma. Durante casi 20 minutos asistimos a lo que podría llamar una “máquina de pensar”. Pero, no porque presente ideas absolutamente originales, profundas o sorprendentes. Para nada. Inclusive podríamos decir que todo lo que oímos en ella “ya lo sabíamos”. ¿En qué radica su potencia entonces? En la proliferación de líneas de pensamiento que abre. De ahí que la califique como una “máquina”. Conecta, bifurca, re-dirige, desplaza, abre, empuja nuestras ideas hacia “afuera” de su propia presentación. En otras palabras, nos da a pensar. Quien lo escucha no puede quedarse tranquilo, tiene que comenzar a reflexionar a partir de lo que Robinson plantea. No necesariamente en todo lo que propone, justamente porque abre múltiples líneas para transitar. Alguna nos tocará más, alguna nos convocará: esa seguiremos.

Desde una perspectiva filosófica, podemos hallar en su discurso referencias a Wittgenstein (cuando afirma que si no estás dispuesto a equivocarte jamás alcanzarás algo original), a Nietzsche (cuando alude a la relación entre el niño, la creatividad y el artista), a Deleuze (cuando presenta tres características básicas de la inteligencia -o del pensamiento-: 1. diversa, 2. dinámica y 3. única) , a Schopenhauer (cuando critica la imagen del “profesor universitario”), a Marx (cuando critica una visión unilateral de las capacidades humanas)… seguramente ustedes podrán encontrar otras relaciones, no solo filosóficas.

Un aspecto clave de la conferencia es el humor. De inicio a fin, el humor se presenta como el continente de su reflexión, incluso como su estilo de pensamiento y de expresión. Vale tomarlo en cuenta, sin lugar a dudas.

Mi intención ahora es simplemente compartir con ustedes el video. Saquen sus propias conclusiones, tomen sus propias líneas de pensamiento, hagan su propio agenciamiento y, finalmente, vean cómo insertarse en esa “máquina de pensar”. Les dejo un fragmento que no solo es bastante cierto sino muy gracioso:

“No todos [los profesores universitarios], pero la mayoría, viven en sus cabezas. Viven acá arriba y ligeramente para un lado. No tienen cuerpos, de manera casi literal. Consideran a sus cuerpos como un forma de transporte para sus cabezas. Es una forma de llevar sus cabezas a reuniones. Si quieren auténtica evidencia de experiencias extracorporales, vayan a una conferencia de académicos de alto rango y cuélense a la discoteca en la noche final. Y ahí lo verán, hombres y mujeres contornsionándose sin control fuera de ritmo, esperando que termine para ir a casa y escribir un artículo sobre ello” (11:00)

Va el link:

Comentarios, ¡bienvenidos!

Anuncios