Etiquetas

, ,


Ayer fui al cine a ver el Cisne Negro. Me gustó mucho, tanto así que hoy, ingenuamente, comenté en mi facebook que sobre una escala de 10 puntos yo le pondría 9. Los comentarios, críticas y desaprobaciones no se hicieron esperar. La mayoría, para mi sorpresa incial, negativos. Debo confesar que he quedado algo perplejo. No me esperaba que todo el mundo comparta mi apreciación, pero tampoco esperaba una crítica tan fuerte. Algunos de los adjetivos que la horda criticona uso fueron: irritante, efectista, insufrible, huachafa, pretenciosa, monga, etc.

Es extraño, pero más allá de la crítica, que siempre es bienvenida, me parece intuir en todos los comentarios una molestia personal, como si la película no solo fuese “mala en sí misma”, sino como si hubiese tocado alguna fibra íntima en quienes la han visto y la critican. Me pregunto si no tendrá que ver con haber sentido tan próxima aquella realidad profunda que habita en todos nosotros y de la que no deseamos hablar: el caos sobre el que se sostiene nuestra subejtividad (nuestro yo y su funcional principio de realidad), la psicosis. 

Me gustaría escuchar no solo adjetivos sino ideas, tal vez argumentos. Así que abro este espacio para que quien se anime deje su comentario.

Anuncios