Etiquetas

, , , , ,


Hoy inauguro una nueva sección en mi blog: entrevistas. Iré posteando poco a poco algunas de las que he realizado en las últimas semanas. En todas ellas he conversado con gente vinculada al arte; en todas ellas hay una suerte de vínculo o hilo conductor: arte y política/ética.

 

 Los órganos sin cuerpo de Darko Cuglievan (entrevista)

(Una versión similar de esta entrevista fue publicada en la Revista Asia Sur, Nº 85) 

“El cuerpo bajo la piel es una fábrica recalentada”

Antonin Artaud, Van Gogh, El suicidado por la sociedad

 

A sus cortos 22 años Darko Cuglievan tiene claro que lo suyo es la experimentación en el arte. Aunque actualmente parece estar más concentrado en sus esculturas (labios, botas, cuerpos), lo que me impresionó mucho la noche que conversamos en su casa fueron sus pinturas. Veo en ellas un aire de familia con los trabajos del artista irlandés Francis Bacon. Pero cuando le pregunté por sus influencias -entre las que destaca el padre del Pop Art, Andy Warhol, un ícono, en sus propias palabras-, me dijo que si bien Bacon no le disgusta, nunca había sido un referente para su propio trabajo. Me quedé en silencio unos segundos, cuando inesperadamente él mismo retomó la palabra: “lo loco es que ya me lo han dicho, muchas veces”. Recobramos el hilo de la conversación…

 

A pesar de la variedad de medios expresivos que usa Darko (pintura, escultura, litografía, serigrafía, etc.) y de su técnica, siempre mixta, encuentro un concepto transversal o tal vez algo menos claro, una intuición, que se repite: su trabajo es un intento por formar un cuerpo o un organismo que continuamente se deshace. Su obra no consiste, entonces, en representaciones claras y distintas del cuerpo, angelicales; todo lo contrario, parece que busca expresar las fuerzas e intensidades de su inconsciente, esas que, como decía Freud, tienen el poder de destruirlo todo. Por ello, sus piezas son objetos parciales (que podrían asociarse, como él mismo lo dice, a fetiches); con esta fragmentación busca multiplicar las potencias propias de cada pedazo. La boca, por ejemplo, adquiere un carácter absoluto; ya no está subordinada a sus funciones orgánicas (comer o hablar). Liberada se expresa en sí. Por ello, cuando le comenté que leí que sus labios eran una puerta hacia el alma, me respondió rápidamente: “pienso que simplemente son algo bastante sensible”. Ningún alma detrás de los labios, detrás de la carne. Hay en la obra de Darko una reivindicación de nuestra existencia como pura materialidad.

 

Conversamos mientras recorríamos su taller. En el camino nos topamos con un cuadro que claramente no lleva su estilo -esa explosividad, ese descontrol, esa capacidad de expresar materialmente los impulsos vitales que, según me dijo, lo hacían sentir increíble, libre-: es una copia de un Goya. El año pasado estuvo seleccionado entre un grupo de 62 artistas para hacer copias en el Louvre. Reproducciones que son firmadas por el museo y que el artista puede vender. En el Perú, según me confiesa, solamente Fernando de Szyszlo lo ha hecho.

 

fuente: Diario La República

Alejandro: cuéntame un poco acerca de tu formación artística.

Darko: estudié en The University Of The Arts (Philadelphia), específicamente Finas Artes Multidisciplinarias. Mi formación básica es una mezcla de todas las artes. Como muchos artistas no saben para qué son buenos (o lo son en muchas cosas), entonces la universidad ofrece esta carrera completamente heterogénea y multidisciplinaria. Por ejemplo, yo antes no sabía tejer y tuve que aprender a hacerlo, también me enseñaron a mezclar el mercurio con el espejo, a soplar vidrio, a fundir metal, a trabajar con yeso, etc. Ahora en mis cuadros o esculturas mezclo todo: tela, vidrio, fibra, tinte, etc. Con esto puedes crear algo muy divertido, pero sobre todo diferente y vanguardista. Me gusta mucho porque es una formación muy abierta que desde el primer día nos mete en la cabeza que podemos usar cualquier tipo de material que necesitemos para expresarnos: espejos, balas, cigarros, telas, insectos, pastillas, etc.

A: lo que dices me hace pensar en Marcel Duchamp y en la “revolución de los materiales”, ¿qué lugar ocupa en tu práctica creativa la experimentación?

D: ¡claro! La cuestión es no tener miedo a experimentar. Por ello, si me preguntas qué tanto experimento, en una escala del 1 al 10, te digo que 10, o mejor, 12. Yo decido 100%. Y esto es lo que más me gusta de la carrera de un artista: la libertad que tenemos para tomar nuestras propias decisiones en cuanto a nuestras creaciones. Yo, por ejemplo, he cambiado el material de mis piezas tres veces, simplemente porque me desperté y me provocó hacerlo. La experimentación está presente en mi obra totalmente.

A: ¿crees que hay una función política o ética del arte? ¿En qué sentido la creación estética puede tener un impacto en la vida de las personas?

D: a mí como artista joven me ha costado mucho ingresar al circuito. Estoy convencido de que hay mucha gente talentosa que simplemente no tiene la oportunidad. Si yo he logrado entrar al menos un poquito entonces quiero ayudar a otros a hacerlo. Además, me interesa muchísimo que los artistas empecemos a decorar al Perú. Me muero de ganas de ver esculturas que decoren las calles de la ciudad. Porque una ciudad sin arte es una ciudad que ya conocemos (Lima); una ciudad con arte sería moderna, con más color, bonita, mucho más bonita. Si los parques de la ciudad estuviesen decorados por nuestros artistas, por supuesto sería mucho más agradable vivir, convivir, en ella. Por ejemplo, tengo el proyecto de convocar artesanos de Puno para que, como en Nueva York, tejan en los troncos de los parques públicos. Me encantaría conseguir fondos para que los decoren con telares hermosos, en vez de que estén pintados de blanco. Generas trabajo, revaloras su arte y los visibilizas. Yo creo que de eso se trata el arte, hay mucho más en él que la pieza única en el museo, el arte puede llamar a mucha gente, puede mover muchas cosas. Y esto es lo que me interesa, por eso deseo hacer cosas por el Perú, quiero poco a poco juntarme con gente, hacer que algo pase gracias al arte.

A: yendo a tus famosos labios o bocas, ¿les otorgas algún significado especial?

D: me han preguntado tantas veces sobre su significado que cada vez puedo concretar más el porqué los hice, ya que cuando comencé no lo sabía. Creo que es mi lado femenino materializado, mi lado carnoso, sensual. ¿Y sabes qué? No es nada más que eso. Realmente la gente le ha dado vueltas y vueltas al porqué, y creo que no hay tanto que interpretar. Simplemente me parecen tan sensuales y tan sexys… y definitivamente no son un símbolo masculino.

A: viendo tus labios y botas, tus pinturas y bocetos de mujeres, y escuchando lo último que has dicho, ¿es pensada explícitamente esta exploración en torno a lo femenino?

D: no lo pienso, surge naturalmente. Siempre dibujo mujeres y casi nunca les pongo rostro, creo que ahora me está saliendo una onda medio oral, medio fetichista. Por ejemplo las nuevas piezas en las que estoy chambeando son unas botas. Y sí, pues, parece que siempre hay algo medio sexual femenino en mi obra, entre los labios, los pies, los zapatos… no es una zapatilla lo que me interesa, lo mío es una bota bastante estilizada, brillosa.

Dos cosas me hacen ver que Darko no piensa en la figura del artista como un genio encerrado en su atelier. La primera es que busca poner el arte al alcance de todos; la segunda, que sueña con decorar la ciudad. Para ello ha creado su propia empresa: Darko Art & Style. No cabe duda que hay en este joven artista una búsqueda constante, no solo en términos artísticos, sino sociales.

Anuncios